Ensalada de mango y lentejas

/ 18 febrero 2013


El mango parece haberse diseminado masivamente por las verdulerías de la ciudad, y qué bueno, no? Antes este tipo de frutas, más bien exóticas en Buenos Aires, como el mango, la papaya y el maracuyá, sólo podían conseguirse en el Barrio Chino, pero ahora son súper accesibles en prácticamente todas las verdulerías, lo que conviene porque se abaratan y no es necesario hacer una gira para conseguirlas. Yo encontré una promo de 4 mangos por $12 a unas cuadras de casa (un poco más lejos de mi verdu amiga) y no lo dudé, agarré la bici y llené mi canastito de esas delicias tropicales.
Me encanta el sabor y la textura del mango, eso sí, cuando está en su punto porque sino puede llegar a ser muy fibroso y no es tan rico, bah como cualquier fruta o verdura que no está madura. Me gusta usarlo en licuados, en postres, como fruta del desayuno y sobre todo me gusta mucho mucho usarlo en ensaladas, porque da sensación de suavidad en el paladar, y genera un rico contraste de sabores con el resto de los ingredientes. 
Para esta ensalada seguí el concepto de la latinoamericana, que hice unos posts atrás, y aprovechando unas lentejas que tenía en casa, armé un almuerzo bien completo y equilibrado en un solo plato, fresco, ideal para los días de calor agobiante. Va la receta!

Ingredientes: 2 porciones

  • 1 mango
  • 1 taza de lentejas cocidas frías
  • 1 palta
  • 1 cebolla morada
  • 1 planta de rúcula
  • un puñado de almendras tostadas (puede reemplazarse por maní)
  • queso rallado en hebras: 3 cucharadas
  • 1 huevo duro punto babé (cocinar desde agua fría por 10/11) minutos



Preparación: Dejar remojar las lentejas una, lavarlas bien (hasta que el agua salga clara) y ponerlas a cocinar con 2 tazas de agua fría, a fuego mínimo por 20/25 minutos aprox. Recomiendo probarlas antes de apagar el fuego, no tienen que estar muy blanditas, ni mucho menos desarmarse. Dejar enfriar y una vez que estén a temperatura ambiente reservar en la heladera en un recipiente tapado. 
Pelar y cortar el mango en tiritas, cortar la rúcula (con la mano), y la cebolla en rodajas bien finitas. Agregar las almendras (o el maní) previamente tostadas (en horno mínimo sobre una placa por 20 minutos aprox). Incorporar el queso rallado, la palta cortada en tiras y las lentejas. Por último por encima poner el huevo babé, que le va a dar más cremosidad a la ensalada. Condimentar con un rico aceite de oliva, sal y a comer!

5 comentarios

sole | puragula.wordpress.com dijo...

hace dos veranos descubrí los mangos formoseños, porque el verdulero de mi casa estaba trayendo de ambos tipos. es muuuuuucho más rico, si tenés ocasión de probarlo hacelo. no es nada fibroso, cero, tiene la consistencia de una banana o un flan, super sedoso. por fuera es más amarillo que verde, y más grandote que el mango común.
genial la ensalada!

agustinama dijo...

Hola Sole! Bienvenida!!
Buenísimo el dato de los mangos formoseños! Lindísimo tu blog, ahora me voy para allá! besos!

vero mariani dijo...

el otro día probé un lassi de mango y me hiz dar cuenta que me gusta mucho más de lo que pensaba... ahora es turno de probar esta receta ;)

Clau dijo...

Que ricooooooooo!!!!!!! por dios! tiene una pinta! sin lugar a dudas voy a hacerla! besotes!

Gordito Feliz dijo...

HOLA VERANITO PORTEÑOOOOOO!!!!!!!!!!!

AUNQUE... ESTA RECETA DA MAS VERANITO TROPICAL... QUE PENSANDOLO BIEN... ES HACIA DONDE VA ESTE VERANITO PORTEÑO!!!!!!

QUE RICOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

EL MANGO ES UN MAMBO EN MI PALADAR CUANDO BAILA CON LA LENTEJA Y LA SAL!!!!!!!!

GRACIAS #PONETEELDELANTAL!!!!!!!!

VIVA LA VIDA!!!!!
VIVA LA COMIDA!!!!

E.G.F.

© Ponete el Delantal - Blog de cocina . Diseño: Maira Gall .